LA DEALER MICHEL APELÓ SU CONDENA, PERO LAS PRUEBAS ERAN IRREFUTABLES. MÁS DE 6 AÑOS DE PRISIÓN

POLICIALES ÚLTIMAS NOTICIAS

Los jueces de la Sala III del Tribunal de Impugnación, Pablo Mariño y Rubén Arias Nallar, rechazaron el recurso de casación interpuesto por la defensa de María Eugenia Michel, quien había sido condenada en Orán, mencionándose la participación de otras mujeres en la venta de drogas en el barrio Chatarrero con las pruebas irrefutables incluyendo video del accionar delictivo.

El juez de la Sala II del Tribunal de Juicio de Orán, Héctor Fabián Fayos había condenado el 22 de junio del año pasado a María Eugenia Michel, junto a las coimputadas Beatriz Fernanda Michel, Mariela Rocío Bruno y Gladys Marcelina Mamani, a la pena de seis años y seis meses de prisión efectiva y pago de multa por ser autora material y responsable del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización doblemente agravada por la intervención de dos o más personas en forma organizada y por cometerse en inmediaciones de un lugar donde se realizan actividades deportivas.

Dijeron los jueces que los argumentos expuestos por la defensa no fueron suficientes para revertir la decisión que había sido adoptada luego del juicio. Agregaron que de los allanamientos, las filmaciones reproducidas en audiencia de debate y las declaraciones testimoniales surgieron con claridad los movimientos desplegados en los domicilios de las imputadas. Son miembros de la misma familia, lo que permitió administrar la sustancia de manera organizada.

Expusieron que la sentencia carece de los vicios a los que refiere la defensa respecto a la selección y valoración de la prueba y de la convicción del juez, ya que no cabe duda alguna acerca del reparto de las tareas de cada una de las integrantes para lograr el objetivo, y que pudo comprobarse el vínculo que existía entre las imputadas, en virtud al lazo familiar, la amistad que las unía y la cercanía de sus domicilios.

La investigación inició en 2021 a partir de una denuncia web donde se daba cuenta de la actividad ilícita desplegada por un grupo de mujeres en barrio Juan Pablo II o Chatarrero de la ciudad de Orán, en las inmediaciones de una cancha donde se practicaban actividades deportivas.

De las tareas investigativas y de inteligencia desplegadas, se pudo establecer que estas personas, conformaban una banda delictiva organizada, con distribución de roles y que tenían la modalidad de adquirir sustancia estupefaciente (cocaína y marihuana) para luego fraccionarla en sus domicilios y comercializarla.