Preocupa la cantidad de salteños que atentan contra su vida prendiéndose fuego

ÚLTIMAS NOTICIAS

Un caso similar se dio en noviembre del 2021, cuando Ramiro Esteban Sagasta perdió la vida debido a un paro cardiaco producto de graves quemaduras. Aunque las primeras versionas del hecho aseguraban que se habría tratado de un homicidio, y que la víctima había sido rociada con líquido que luego comenzó a arder, la investigación determinó que el joven decidió quitarse la vida.

Sagasta había salido en bicicleta a dar un paseo por la Ruta 28, camino a Lesser, en algún punto de su recorrido tomó la trágica decisión. La investigación determinó que antes paró en una estación de servicio a comprar el combustible con el que se habría rociado minutos antes de prenderse fuego. Un video, lo muestra haciendo la compra y a escasos metros de donde fue encontrado se pudo hallar un bidón de nafta. 

Uno de los casos que más impactó a los salteños, se dio en abril del 2016 cuando en la YPF ubicada en Avenida Bolivia un hombre se prendió fuego al grito de “soy un demonio”. El joven de 25 años llegó hasta la estación YPF cercana al Aero Club Salta a bordo de su motocicleta, en el lugar pidió dos litros de nafta que se roció para luego prenderse fuego.

“El chico se fue al costadito y se roció todo el cuerpo. Se fue para la ruta y se prendió fuego. Estaba fuera de sí, corría gritando ‘soy un demonio'”, comentó un trabajador en ese momento. A pesar del rápido accionar de las personas del lugar quienes dieron aviso a la Policía y sofocaron las llamas que envolvían al motociclista, el joven perdió la vida en el hospital.